Le persone che fanno la differenza – il programma Mass Medicos in Brasile

I governi a volte usano le persone come fossero degli oggetti per promuovere le loro ideologie, ma le persone non sono oggetti e la loro umanità e capacità professionale fanno la differenza per migliaia di famiglie. Tutto il mondo riconosce la capacità professionale e la competenza dei Medici cubani, il loro spirito di adattamento e […]

I governi a volte usano le persone come fossero degli oggetti per promuovere le loro ideologie, ma le persone non sono oggetti e la loro umanità e capacità professionale fanno la differenza per migliaia di famiglie. Tutto il mondo riconosce la capacità professionale e la competenza dei Medici cubani, il loro spirito di adattamento e […]

I governi a volte usano le persone come fossero degli oggetti per promuovere le loro ideologie, ma le persone non sono oggetti e la loro umanità e capacità professionale fanno la differenza per migliaia di famiglie.

Tutto il mondo riconosce la capacità professionale e la competenza dei Medici cubani, il loro spirito di adattamento e la loro vicinanza alla gente comune.

Il caso brasiliano ne è un esempio eclatante .

La nostra inviata in America latina, Lisandra Aguilar Wong, figlia di un medico cubano che presta la sua opera in Brasile ci manda un contributo utile a comprendere le possibili conseguenze del ritiro da parte del Governo cubano dei medici inviati in Brasile nel quadro del programma Mass Medicos che pubblichiamo in esclusiva.

Per i nostri lettori in spagnolo.

Los que marcan la diferencia

Por Lisandra Aguilar Wong

El miércoles 14 de noviembre no fue un día común para los que viven en Brasil. La noticia de que Cuba se retiraba del programa Mass Medicos, luego de 5 años de cooperación, hizo que la inquietud se notara en los que recibieron tanto de ellos.

Una enfermera brasileña agradecida por todo lo que ha aprendido, una ciudadana bahiana que rechaza el oportunismo de algunos médicos brasileños, y colegas de la salud que sentirán la falta de gente comprometida en el Gigante del Sur, despertaron los deseos de esta periodista que está de visita en Brasil y es hija de médico cubano, por escribir sobre el impacto de lo que está pasando en la vida de los residentes de ese país.

Santinha Barbosa Da Silva, habitante del estado de Bahia, segundo con más profesionales después de Sao Paulo, y cuenta con 822 médicos, explicó que “antes teníamos una situación muy difícil, filas enormes en los hospitales, los medicamentos en las farmacias vencían y no eran distribuidos”.

“Los médicos brasileños cobran muy caro, muchos de ellos se aprovechan de la inocencia de los pacientes cobrando consultas y cirugías sin necesidad en pro de sus intereses, y aquellos que no pueden pagar, mueren sin atendimiento. Nunca un brasileño vio médicos igual a los cubanos, humildes, accesibles, gente que no cree que es mejor que los otros. Si ellos no están, sufriremos”, afirmó Santinha.

Otra habitante del lugar, Elisandra Nunes Roche, afirmó “que los cubanos trabajan con respeto, paciencia y amor, son seres humanos increíbles que Dios colocó en nuestras vidas”.

Desde agosto de 2013 los médicos cubanos viven en un país con un idioma diferente, consultan en sitios donde las personas nunca habían sido atendidos por médicos, u otros donde sus habitantes se pasaban las noches sin dormir en una fila para conseguir una consulta. Les tocó demostrar que no prefieren una raza por encima de la otra, y se convirtieron en verdaderos amigos de pacientes y colegas brasileños.

Rómulo Gomes Dos Anjos, odontólogo brasileño expresó que “siento mucho respeto por mis colegas, estoy agradecido por el tiempo que dieron de su vida para contribuir con nuestra vida”.

También Suila Gomes Alencar, enfermera brasileña de un Puesto de Salud de la Familia (PSF) dijo que el cubano con quien trabaja le ha enseñado como los profesionales de la salud deben ser. “Contribuyeron a una salud más humana en nuestro país. Ellos han hecho la diferencia”.

Por otro lado, los cubanos que son parte del programa expresaron en varias ocasiones su orgullo por la labor que realizaron en Brasil y han dicho que el nombre de Cuba lo han puesto en alto. Sin embargo, la preocupación no se puede ocultar. Comentan algunos que “nunca había pasado algo así con una misión médica, todo ha sido muy pronto, no lo hubiésemos pensado, muchos han vendido sus pertenencias porque pueden llevarse pocas libras a Cuba, no estábamos preparados para irnos todavía.

Kassia Gama, Jefa del Equipo de Salud de un PSF, explicó que nunca vio a un médico cubano quejarse cuando estaba cansado, a veces tenían mucho trabajo y nunca reclamaban. Usan su psicología de vida para enseñar a todo el equipo. Es muy triste verlos ir, pero sé que donde quiera que vayan van a brillar con luz propia.

La situación ha dado paso a la incertidumbre porque Brasil vuelva a ser como antes. Pero lo cierto es que la ola de comentarios generados en las calles, en los Centros de Salud, en las casas brasileñas y hasta en las redes sociales, han demostrado el agradecimiento por la calidad y el compromiso de los médicos cubanos. Estos gigantes de bata blanca han dejado huellas en miles de personas que seguirán confiando en ellos y les harán mucha falta en su país.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com